Taller de Análisis Territorial: Altos de Cantillana

Print

El proyecto Altos de Cantillana, liderado por Ex alumnos del Magíster, es un estudio de análisis territorial destinado a detectar micropaisajes que se genera desde una vinculación del taller Paisaje y Territorio de la Escuela de Diseño de la UDP y la reserva privada Altos de Cantillana. La metodología de trabajo se formula en cuatro ejes principales.

En primer lugar, se ejecuta un trabajo de levantamiento de datos que, en términos generales, aborda toda la reserva de Altos de Cantillana y cuyo principal objetivo es familiarizar al estudiante con el lugar y con la representación de la información recopilada.

Como segundo paso, cada alumno debe trabajar en base a un campo de observación que está dado por la experiencia fenomenológica que ofrece el lugar. Esto ocurre en nuestra primera visita a terreno y el objetivo principal es que, desde este punto en adelante, cada alumno fuera capaz de construir una investigación en base a los principales fenómenos que articulan su paisaje (o micro-paisaje). Los fenómenos estudiados se refieren, principalmente, a las distintas variables con capacidad de (re)configurar el paisaje. Así, el listado de análisis planteados por los trabajos del taller aborda temas tales como los diversos sistemas erosivos del lugar, la presencia eólica dada por la morfología de los portezuelos, los paisajes del agua que ofrecen los pozones y que dan gran atractivo al lugar, la presencia de avifauna y el paisaje sonoro que esta genera, las denominadas “rutas del polen” trazadas por las abejas e, incluso, los diferentes puntos de descanso que brinda el sendero hasta la cumbre de la reserva. La selección de un campo de observación en base a los distintos fenómenos detectados, no se plantea como una postura rígida e invariable sino que, por el contrario, constituye un punto de entrada a los proyectos que, por un lado, permite acotar y especificar mejor las variables de estudio y, por otro, permiten hallar insumos de trabajo que validen el quehacer proyectual en cuanto entregan material significante a la hora de tomar decisiones de trabajo.

El tercer eje metodológico se establece en la importancia de generar una estrategia de diseño que permita formular una hipótesis capaz de orientar y dar sentido al proyecto. En esta etapa, cada alumno debe reconocer -de forma sistémica- los principales problemas y oportunidades
que posee cada contexto de trabajo. De forma consecuente con la detección de problemas y/u oportunidades, cada alumno debe ser capaz de formular las directrices generales que permitan tomar decisiones (en términos de la resolución formal) acordes a la investigación y planteamientos que cada proyecto sostiene. Esta etapa queda materializada por medio de lo que hemos llamado “prototipo proyectual” que constituye una síntesis gráfica general de las variables de proyecto.
El último punto de la metodología propuesta, se refiere a la aproximación formal de los trabajos.

Aquí, adquiere importancia la noción de Dispositivo que permite plantear el aparecer del objeto desde una lógica modular que, en su reiteración, permite abordar el proyecto a una mayor a escala. Además, estos elementos de trabajo, nos disponen a observar el paisaje desde un punto de vista determinado y a entender o visualizar los distintos fenómenos que componen dicho punto de vista. De este modo, se ofrece un proyecto más acorde con un paisaje en constante cambio y movimiento, que abandona sus principios de rigidez e inmutabilidad para dar paso a una experiencia que permita al usuario/habitante sentirse más implicado, comprometido y en relación más directa con el medio que lo rodea (M. Ruisánchez).

Por Simón Gallardo y Pedro Silva.

Video:

Dossier de resumen de la actividad:

Registro Fotográfico:
IMG_4262

IMG_4363

IMG_4402

IMG_4413

IMG_4446

A %d blogueros les gusta esto: